es escribo indignadísima por el mal rato que pasé el lunes 31 de Diciembre…

Kofkella Serey escribio:
Les escribo indignadísima por el mal rato que pasé el lunes 31 de Diciembre,
a las 6 de la tarde en la tienda Bata del Mall Arauco Maipú.

Para Navidad recibí un par de sandalias blancas compradas en dicha tienda el
día 22 de Diciembre, sin embargo, me quedaron chicas y fui a cambiarlas el
día 30 de Diciembre. Lamentablemente no estaban disponibles en mi talla en el
mismo color, y me ofrecieron unas plateadas que no eran de mi gusto, por lo que
pedí que me anularan la venta e hicieran el reintegro del dinero a la cuenta de
Ripley con que fueron compradas. En ese momento me encontré con la sorpresa de
que no podían recibírmelas debido a que el jefe de tienda no estaba, y según
el encargado de local no llegaría sino hasta las 3 o 4 de la tarde (en ese
momento era la 1 más o menos).

Volví a la hora que señalada y me dicen que definitivamente ese día el jefe
de tienda no se presentaría. Aclaro que en ningún lugar de la tienda
especificaba que ese día no podrían hacerse cambios o devoluciones.

Insistí en hablar con el encargado de local en ese momento y quede anonadada
cuando el señor me indicó que “esos 10 días para devolución sólo los dan
las tiendas grandes, Bata no tiene esa política”.

Así que pedí que me indicaran cuando podría hablar con el jefe de tienda,
pensando que así podría dialogar con alguien más entendido en el tema, y me
dijeron que volviera al día siguiente.

Es así como hoy, 31 de Diciembre, tuve que dirigirme nuevamente a la tienda,
pues mis 10 días para devoluciones terminaban el 1 de Enero, y la tienda se
encontraría cerrada.

Muy cordialmente la cajera me saluda y llama al tan esperado Jefe de Tienda, el
Sr. Osvaldo Berríos.

Y he aquí lo más insólito de todo, tras una breve exposición del caso, y
una vez que le hice un alcance de lo que me dijo su empleado el día anterior,
el Jefe de Tienda ratifica estos dichos, y es más, me señala que una persona
de SERNAC fue a su tienda y le dijo que ellos no se ceñían a los 10 días
para devoluciones, que sólo hacen cambios de mercadería, que me llevara otra
cosa, o mejor, que me llevara “las plateadas no más, están de moda”.

Recalcó que podía hacerme la devolución si él quería, pero que estaba a su
criterio, y que era él quien tomaba la decisión final, que incluso el Gerente
de Bata podía ir y decirle que aceptara la devolución y si él no quería no
se hacía. (que clase de prepotencia es esa??)

Lo insté a que revisara el sitio web de SERNAC y se negó.

Tras varios minutos de discusión con el Sr. Osvaldo, conseguí que me hicieran
la nota de crédito que correspondía, aunque sin poder evitarme la humillación
y la irritación que me provocó el hecho, pues incluso el sr. llegó a decirme
que “si fuera efectivo te devuelvo altiro, pero como es con la tarjeta de
Ripley me complica más, además por esa poca plata…” (la boleta era por
$6.990, pero eso a él no tiene porque importarle, podían ser $1.000 o
$100.000 y la ley me ampara de la misma forma)

Ahora yo me pregunto, ¿está Bata al margen de la Ley del Consumidor? ¿que
clase de capacitación dan al respecto a su personal? ¿son acaso esos los
modales para dirigirse a un cliente, o es más, a otra persona cualquiera?

Como dato al margen quisiera agregar que en el sitio web de Bata las sandalias
se publicitan a un precio de $4.990, pero en la tienda las tienen a $6.990, por
lo que estamos además frente a un caso de publicidad engañosa. Lamentablemente
no fui yo quien las compró en primera instancia, por lo que no pude en su
momento exigir que respetaran el precio publicado.

Comentar