Ripley

Bernardita del Canto escribio:
Compré en la tienda Ripley de Portal la Dehesa un par de botas marca Natacha el día 2 de Junio del presente año.El costo fue de $49000.- y al usarlas en un segundo día de lluvia quedaron absolutamente destruidas,una tapilla se salió por completo una punta se despego y salió de la base y principalmente ambas suelas se gastaron al punto de verse una suerte de “cartón” como base.El estado de ambas botas era realmente deplorable y como me es imposible ir a Portal la Dehesa durante la semana por motivos de trabajo,sólo me fue posible ir el día 30 de Junio esperando estar aún dentro del tiempo de garantía.Mi intención primera no era la devolución de mi dinero sino que obtener un cambio de botas,no obstante no encontré ningún modelo de mi agrado que no fuera de la mencionada marca por lo que les exijí la devolución de mi dinero.Ahí comenzó toda la odisea ya que el vendedor tardó aproximadamente 20-25 minutos en ir a buscar a una supervisora;Sra Elisa Arévalos,la cual quería de todas formas hacerme ir en 3 días mas a la tienda nuevamente aludiendo que la persona “encargada” no trabajaba los fines de semana, explicandole en repetidas oportunidades que me era imposible ir y venir a la dichosa tienda por motivos de trabajo me aseveró finalmente que ella no autorizaría la devolución de mi dinero ya que se observaba claramente un “mal uso” de las botas lo que habría provocado el daño en estas.Ante mi sorpresa tuve que insistirle por casi 45 minutos en que buscara a otro supervisor que si pudiera darme una respuesta
satisfactoria.Luego de mucha tramitación,llegó otro supervisor un señor extremadamente prepotente quien aseguró que las botas no tenían un uso de 2 días y que lo máximo que podían hacer por mi era llevarlas a SUS expertos
quienes determinarían si habría habido “mal uso” o fallas de fabricación.

Francamente me parece vergonzoso que tiendas tan grandes puedan vender productos de tan baja calidad y aún así tener el descaro de acusar a SUS clientes de falta a la verdad y de “malutilizar” las dichosas botas como si yo hubiese ido a
la nieve o a jugar a la pelota con ellas. Es escandaloso que no les importe perder clientes y credibilidad de esta manera simplemente por no asumir los costos de comercializar productos defectuosos.Es insólito,que yo haya una hora
y media aproximadamente, en no obtener mas que tramitaciones inútiles y difamaciones y por el contrario ninguna solución a mi problema. Sin considerar el transporte y tiempo perdido, mientras SERNAC me ofrece inciertas gestiones en
un plazo de 6 meses mientras no tengo ni botas ni plata para comprar otras. Francamente…

Comentar