Telefonica – los pseudo ejecutivos que atienden sus plataformas no cumplan los protocolos de servicio al cliente.

Amelia Fuentealba escribio:
Me parece insòlito, por decir lo menos, que Telefònica no se preocupe de
exigir que los pseudo ejecutivos que atienden sus plataformas cumplan los
protocolos de servicio al cliente o al menos demuestren un minimo de
educaciòn.

Nuestro problema se arrastra por varios meses ( 10 app.), la linea de mi abuela
de 94 años , que no habita su casa hace màs de 2 años, mes a mes ha
registrado una donaciòn a un organismo privado. Todo este tiempo se ha
reclamado en forma reiterada, y siempre existiò un compromiso de regularizar
la situaciòn para suprimir ese cobro. Cansada de la situaciòn y ante la
persistencia del problema, el viernes 18 del pte, me comuniquè a reclamos
siendo “atendida” por don Braulio Bàez, al tratar de explicarle el problema,
tratar porque jamàs permitiò que hablara sin interrumpirme y rebatirme con la
frase “no es problema de Telefònica tiene que reclamar directamente al otro
organismo”. Le expresè que despuès de tantos meses me daba esa absurda
explicaciòn,  siendo clienta de ellos y no de la fundaciòn, al final pedì
hablar con un supervisor, este sr. en principio me negò la existencia de un
supervisor, al mencionarle que no me contestara eso porque yo sabìa que
tenìan un registro de escucha donde ellos son calificados por la atenciòn a
sus clientes, de mala gana me dijo que me comunicarìa de inmediato, al parecer
jamàs fuè capacitado en servicio al cliente ni como utilizar la pausa o la
espera para el cliente ya que escuchè que le explicaba a su supuesto
supervisor que luego se identificarìa como el sr. Gustavo Miranda en tèrminos
realmente carentes de respeto: “… : oye, la ·%&/!…… me amenaza con la
escucha, es dura no quieree entender…..

Al responderme el sr. Miranda, le pedì el nombre de la persona que me habìa
atendido, y que habìa escuchado la forma en que se expresaba, jamàs fue mi
intenciòn amenazarlo, sòlo indicarle que hiciera su gestiòn ejecutiva y
resolviera de la mejor manera el conflicto, pero jamàs esperè que un
supervisor avalara los insultos de este sr., y reafirmara que el problema no
era de ellos sino mìo con la otra empresa. !plop!

Como un cliente puede protegerse de cobro indebidos y tener que recurrir a
terceros perdiendo dinero tiempo y permitiendo que gente sin criterio se
permita insultar escondièndose detràs de un aparato. Lo màs indignante es la
soltura y liviandad con que contestan. Que hay de la calidad en atenciòn, la
satisfacciòn al cliente, el protocolo de atenciòn, ” gracias por llamar a
…..”, etc.

Lo minimo que deberiàn hacer es ser màs rigurosos en la evaluaciòn del
personal, ya que mas que la imagen personal ellos son el reflejo de la empresa,
que los supervisores no actùen en bloque con sus subalternos, actùen con
empatìa frente a sus  clientes, si el personal no da soluciòn, que demuestren
porquè son supervisores y logren revertir la situaciòn, no siempre se lograrà
respuesta inmediata pero que el cliente sienta que es escuchado y respetado,
recuerden que sin clientes no existen empresas…

Menos mal que existen otras empresas que tienen personal con sòlida
preparaciòn y con una alta motivaciòn y sobre todo, demuestran un buen nivel
cultural.

No pueden tener personal agresivo o con problemas de temperamento.

Para verificar lo que narro pueden verificar mi llamado y la atenciòn de ambos
personajes.

Comentar